Proyectos Legislativos

Proyecto Declaración Nº 532/2012 - Texto Proyecto

FUNDAMENTOS

 

El gusto por escribir va de la mano del gusto por leer, y se considera muy difícil que pudiera existir uno, sin el otro.

 

Puede decirse que uno de los primeros lugares de reunión de escritores, históricamente conocido en nuestro país, fue el Salón Literario de Marcos Sastre. Este era en realidad un conocido librero de Buenos Aires -es decir vendía libros- que en el año 1837, la Librería Argentina ofrece para que oficie como centro de reuniones y discusión de grupos de escritores, literatos, en fin, de intelectuales.

 

Con sendos discursos inaugurales de escritores que quedarían en la historia nacional – Gutiérrez, Alberdi y el mismo Sastre, entre otros-, el Salón dio comienzo a su tarea: reuniones de grupos de lectura, escritura y discusión, que dejaron por sentado los lineamientos del accionar del histórico salón que hoy llamaríamos centro o taller.

 

He aquí aquellos lineamientos (1):

 

·            Necesidad de reflexionar sobre los acontecimientos políticos del pasado para poder actuar sobre el presente.

 

·            Retorno a los ideales de la Revolución de Mayo, de la que se consideraban hijos y sucesores.

 

·            Creación de una literatura nacional, unida al medio geográfico y social, que atendiera “al fondo más que a la forma del pensamiento, a la idea más que al estilo, a la belleza útil más que a la belleza en sí” (Alberdi); que “armonice con la virgen y grandiosa naturaleza americana” (Echeverría). Los modelos literarios serán los ofrecidos por el romanticismo europeo, pero con una fuerte impronta de carácter criollista.

 

·            Propuesta de un divorcio con respecto a los modelos literarios españoles y a la tutela académica.

 

·            Defensa de la libertad en el empleo de la lengua, aceptando las variantes regionales del español americano.

 

Cabe recordar que los integrantes eran en su mayoría opositores al gobierno de Rosas, por lo que el Salón fue cerrado y muchos de ellos debieron exiliarse.

 

En la actualidad, también los centros de escritores, de los que pueden contarse centenares en nuestro país, son espacios de encuentro donde se generan talleres, seminarios, cursos cortos para el ejercicio de la escritura, la lectura en voz alta, con escritores guías y alumnos participantes que se acompañan entre sí.

 

En estos espacios también se analiza y discute la realidad política-social desde la literatura y la cultura, ejerciendo la autocrítica y dando a conocer el pensamiento del grupo, lo que en algunos casos suscita grandes polémicas.

 

El centro que hoy nos ocupa es el Centro de Escritores de la sureña localidad de Ingeniero Jacobacci, que diera comienzo a sus actividades en el año 1989 - debemos aclarar que otras fuentes cuentan que fue a partir del año 1983 - a instancias del Grupo “Re-Verso”, el cual marca un camino imborrable en la actividad ya que realizó varios Encuentros Literarios. Incluso, llegó a editar una Antología Poética que mostró la actividad y producción de autores regionales.

 

Tras un largo paréntesis, el docente y poeta Claudio Amaya Gatica, procura rescatar este movimiento literario y convoca exitosamente a todos aquellos que tienen inquietudes literarias y expresivas. Reinician así, el 16 de abril de 2004, sus actividades como Centro de Escritores de Jacobacci.

 

Los antecedentes del centro y su quehacer posibilitaron que el escritor Amaya Gatica tuviera eco en su convocatoria a escritores que habían participado anteriormente, y toman como referente local al reconocido escritor y poeta lugareño Elias Chucair.

 

El Centro Cultural “El Ferro”, recientemente reparado y puesto en valor para todo tipo de eventos socioculturales, es escenario y testigo del momento en que la magia de las letras cobra vida entre los escritores de la sureña Jacobacci. No sólo “El Ferro” será escenario de estos encuentros, también lo serán las casas de familias amigas de las letras, el Concejo Deliberante y la Casa de la Cultura Jacobaccina, donde obras escultóricas y plásticas de distintos artistas nacionales dan marco a los encuentros.

 

Como en casi todos los Centros de Escritores, aquí también nace una revista, que ya lleva veinte (20) ediciones, y tal como su nombre lo indica, sueña con tener asegurada su edición, aspecto que van logrando con múltiples esfuerzos. Además, como la Línea Sur es un sueño permanente de afianzar identidad, de concretar proyectos, de revalorizar todo su rico patrimonio, la revista se llama “La Línea de los Sueños”.

 

A partir del reinicio de actividades, el Centro ha venido concretando distintos Encuentros de Escritores que año a año se realizan durante el mes de noviembre. Reconocidos escritores, poetas y periodistas, “decidores” patagónicos de la palabra, sumados a los locales, dan vida al encuentro.

 

Podemos mencionar la presencia de: Clara Voulliat, Carlos Espinosa, José "Pepe" Sánchez, Claudio Garcia, Esther Faride Matar,Silvia Montoto de Lazzeri, Daher Salomón, Juana Porro, Julia Chaktoura, Graciana Miller, Mirta Santiago, Silvia Garcia, la recordada Leticia Lencina, Wildo Piopi, Ana Maria Grandoso, Pablo Tolosa, Norma Dus, Carolina Biscayart, entre otros. Todos ellos están comprometidos con la cultura y la expresión literaria regional.

 

Así, año a año, se transforman las expresiones que van más allá de las limitaciones económicas o cualquier otro obstáculo que pudiera entorpecer la aproximación, la conclusión, la sintaxis, que se da en cada encuentro en el que la palabra escrita se celebra.

 

El Centro ha ido concretando, a lo largo de casi tres décadas, distintas actividades que se suman a la edición de la revista: los encuentros y la edición de la Antología de Poetas Lugareños e integrantes del Centro, y se destaca su participación en distintos eventos literarios que se realizan en la provincia y en otras regiones (El “Encuentro de Escritores de Valcheta”, “el Esquelliterario”, concursos, talleres, conferencias, presentación de libros de autores locales y visitantes, etc).

 

Pero hay personas en la vida de los pueblos que no pasan en vano por la historia lugareña, y una de ellas, en la localidad de Ingeniero Jacobacci, es la escritora Viviana “Rayito” Simionatto. Tras declaraciones de ella con motivo del Día Del Escritor, transcribimos textualmente sus expresiones por el aporte e importancia que tienen para este proyecto:

 

“Imposible narrar tantos y tantos años de empeño en unas pocas líneas. Sin embargo, como hay que sacarlo todo afuera, trataré de hacer una síntesis de un tema que me enorgullece, me enriqueció en su momento, me hartó en ocasiones, me duele en el recuerdo, me llevó tiempo, dinero...pero en el que puse toda mi voluntad, mi pasión, mi empeño...”.

 

“El Centro de Escritores de Ingeniero Jacobacci comenzó a funcionar como tal en 1983, con el advenimiento de la democracia y por sugerencia del por entonces Subsecretario de Cultura de la Provincia de Río Negro, Lic. Norman Tornini, que desde su función elevó esta propuesta a todas las localidades de la provincia.

 

Integraban “nuestro” Centro de Escritores: Juan Domingo Matamala, Elías Chucair, Lelia Desages, Enrique Contreras, Darío Soto, Carlos Irasola, quien suscribe y alguno más que seguramente me queda en el tintero de la memoria... Eran los primeros pasos, armado de estatuto, largas charlas en instalaciones del museo... Los primeros encuentros en Puerto Madryn, Pico Truncado, Trelew, Chichinales, Gral. Godoy... Los primeros hermosos amigos escritores de otros lugares...Juana Porro, Clara Elsa Vouillat, Silvia Angélica Montoto, Corina Heredia, Kuki Leiza, Agustín Morán, la gente del sur-sur... tantos!!!

 

En 1985 muere mi padre y se lleva con él algo así como la mitad de mi vida. Había que empezar a saber qué era eso de trabajar para vivir, eso de dejar de vivir ad-honorem...difícil tarea”.

 

“Lo logré, a medias, pero lo logré. Me alejé de mi pueblo, me instalé en Bahía Blanca, tuve hambre, hambre de no tener comida, hambre que me recordaba a mi madre cuando sentenció “versitos no vas a comer eh?”. Sin embargo, seguí engordando el alma con talleres (“La Masmédula”, Mercedes Tuma, algunos recitales en Bahía...). Luego de unos años, casada (malcasada, no importa), madre de mi amor eterno, Cielo, decidí regresar a mi Jacobacci querido. Nada quedaba de aquél incipiente Centro de Escritores... Juan Matamala y Darío Soto habían tomado otros rumbos, los demás estaban muy complicados con sus propias cuestiones cotidianas.

 

Regresé, lo confieso, a fuerza de coraje y esperanza”.

 

“Muy pocos recuerdan lo bueno de la gestión del por entonces Intendente Marino Godoy. Sin embrago, yo, sin ningún prurito, destaco y agradezco infinitamente dos cosas: la oportunidad de poder TRABAJAR (bajo la forma de cargo político, es lo de menos) y la confianza para recrear, a mi gusto reflejado en el gusto del pueblo, el área cultural”.

 

“Corría 1991. Pero luego llegaron y pasaron 1992, 93, 94, 95, 96, 97, 98, 99, llegamos a 2000, 01, 02, 03, 04, 05... No voy a detallar las acciones de promoción de actores culturales, desde la Intendencia de Rodis Recalt a la de Gabriela Buyayisqui, porque eso es otra larga historia que alguna vez también contaré, porque es MI patrimonio de casi 20 años de poner la vida en ello”.

 

“Pero sí, hoy, en el Día del Escritor, me vienen unas tremendas ganas -sin falsas modestias- de felicitarme por la tremenda tarea que realicé en el ámbito de las letras en Ingeniero Jacobacci, comenzando por la recreación, en 1991, del Centro de Escritores, la puesta en marcha -entre otros- del primer Taller Literario para adultos en Jacobacci, bajo la coordinación de la Prof. María Rosa Distéfanis, dependiente de la Municipalidad, los primeros recitales, los primeros diez encuentros:

 

Sara Almendra, Ruben L Sandoval, Gabriela Pasqualetto, Nora Flamini, Ana Giovannini, Juana Linconao, Elías Chucair, Enrique Contreras, Marcela Greco, Celsa Fernández y varios más (otra vez memoria insuficiente para tanto archivo) formamos el grupo. Y nunca más se detuvo la marcha.

 

Fueron largos y apasionados años de abrir puertas, calentar ambientes, poner sillas, preparar mesas, oficiar del que patea penales y es arquero al mismo tiempo... De organizar certámenes, de tratar de integrar, primero, a la región -sin éxito en los primeros tiempos- y luego a toda la provincia en gloriosos e inolvidables encuentros a los que concurrían escritores de la talla de los ya nombrados Porro, Voulliat, Morán Aguilar, sumados a otros grandes de nuestra literatura patagónica: los queridos y siempre recordados Julián Rippa –Recuerdos de un Maestro Patagónico- (Esquel), Lionel Rivas Fabbri (Bariloche), el Sr. Isco (San Antonio) y alguno más que se nos fue; con figuras de la talla de Guillermo Saccomano, las chilenas Marlene Bolhë y Ximena Burgos, integrantes del grupo “La Luna con Gatillo” de Bariloche, Lili Harina y toda la troupe de Villa Regina (infaltables), Guillermo Rodríguez, Roberto Moscoloni, Tulio Galantini, Liliana Campazo... (otra vez archivo lleno, me faltan tantos amigos como documentos tengo de cada uno de los encuentros).

 

La Legislatura Provincial, a través de los legisladores del circuito en aquellos períodos, declaró este acontecimiento de interés en cada una de sus ediciones, generalmente el intendente de turno daba la bienvenida a los invitados.

 

Sara Almendra, puntualmente, todos los años, fue la maga que vestía de fiesta los salones que nos albergaron”.

 

“Con los años, el grupo se convirtió el “Re-Verso”, se sumaron Elba González, Nora Mayo, Florentina Álvarez, Oscar Peralta, “Pichina” Giménez de Chaina (que gentilmente prestó su casa durante muchos meses, todos los viernes para las reuniones semanales). Claudio Amaya (puntano que ejerce la docencia en Jacobacci)”.

 

“En 1998, por iniciativa del Área Municipal de Cultura de Jacobacci, se crea la Comisión de Cultura del Ente de la Región Sur. Uno de los proyectos más ambiciosos lo llevó adelante este grupo, con un certamen de poesía para todos los escritores mayores de 18 años, habitantes de las localidades que conforman el organismo. El objetivo final, la edición de una breve antología poética. Jurado: Agustín Morán Aguilar escritor, periodista, por entonces director del diario El Oeste, de Esquel; Clara Voulliat, escritora, en aquél tiempo responsable del suplemento cultural del diario “Río Negro”, de General Roca, y la Prof. Juana Porro, escritora, docente de la Universidad del Comahue, coordinadora habitual de talleres literarios, de Viedma.

 

Así, con la organización del Grupo Literario Re-Verso, la financiación del Ente para la Región Sur y la edición de Editorial Esquel, nace “Poesía al Viento”, antología poética que integra poetas de toda la Línea Sur.

 

Pero no sólo este grupo se ocupó de promocionar las letras y los “letreros”, también glorias de la música y el canto patagónico engalanaron aquellos encuentros, en los cierres que generalmente consistían en preciosos recitales poético-musicales, luego de dos o tres jornadas de talleres, lectura de textos, presentación de libros, debates, conferencias..."

 

“El tan querido y recordado maestro de la guitarra Juan Carlos Guerrero (Viedma), Edgardo Lanfré (Bariloche), Miguel Ángel Michelena (por entonces un niño de 18 años que deslumbró por primera vez en nuestro escenario y que ahora triunfa desde la ciudad de Neuquén), Rolando Lobos (Cipolletti), Néstor Martínez (Esquel), Cholo Barriga (El Maitén), los locales (jacobaccinos) grupo Encuentro (con Patricio Nasif y compañía), Rubén Ñancucheo, Chúcaro Rivas, Carlitos Crespo, Agustín Rocha (residente en Bariloche desde hace muchos años), el coro de adultos de nuestro pueblo y tantos otros...

 

Programas de radio, edición de una revista literaria, producción (corrección, tipeado, impresión, diseño) de una antología de poetas locales para el CENS 18 en su primera Feria del Libro, homenajes, reconocimientos, gestiones... una vida puesta en la promoción de la literatura jacobaccina, regional, provincial”.

 

“Imposible narrar tantos y tantos años de empeño en unas pocas líneas. Hice el intento, creo que lo logré... Sí sé que puse el alma en la promoción de la literatura jacobaccina, regional, provincial. Creo que me olvidé de mí más de una vez, creo que nunca di a mi trabajo el valor que tiene... nadie es profeta en su tierra, pese a los muchos buenos amigos que reconocen el compromiso y el amor que puse cada vez que abrí una puerta, cada vez que encendí un calefactor, cada vez que barrí un piso, limpié un baño, tomé un micrófono, presenté a un poeta o a un cantor en mi pueblo, cada vez que leí un texto ajeno, cada vez que escribí para otros, cada vez que parí y dediqué mis propios versos”.

 

“No se puede negar cierto sabor amargo que se instala en la sangre cada vez que miro hacia atrás, veo esa enorme montaña de pequeñas grandes acciones hechas en favor de la cultura, de tanta gente que luego volvió, creció, se hizo conocida, se reconoce a través de aquél tesón, de aquella inquebrantable voluntad, y luego miro el presente y todo se pierde en una niebla espesa tan parecida al olvido...”

 

Sólo me permito por primera vez, pensar en voz alta, sólo eso. Gracias a todos (tantos y tantos) que saben que TODO lo que cuento es verdad y que me quedan miles de cosas en el tintero... usaré esa tinta para seguir escribiendo versos.

 

“Felicitaciones a los escritores de Ingeniero Jacobacci por la tarea que, encabezados hoy por Claudio Amaya, realizan con el mismo entusiasmo de entonces, pero contando, obviamente, con los medios que la “modernidad” provee. Felicitaciones por los últimos y futuros encuentros, a los que seguramente consideran no necesito invitación para concurrir.

 

Que sigan los éxitos!

 

Feliz día del escritor!”.(2)

 

En la actualidad, un grupo entusiasta compuesto por Elías Chucair, Claudio Amaya Gatica, Sara Almendra, Elba González, Gloria Manqueo, Gustavo Abel Di Crocce, Nora Flamini y Daniela Perdomo, lleva adelante el Centro y tienen la seguridad de estar dando lo mejor de sí, con el fin de abrir caminos de participación, promover la construcción de la identidad y el sentido de pertenencia a la cultura “jacobaccina”, regional, rionegrina y profunda y sentidamente patagónica.

 

1)      http://es.wikipedia.org/wiki/Literatura_de_Argentina

 

2)      (Fin de la conversación) Material proporcionado por V.Simionatto

 

Por ello:

 

Autora: Sandra Isabel Recalt.

 

LA LEGISLATURA DE LA PROVINCIA DE RIO NEGRO

D E C L A R A

 

Artículo 1º.-  De interés cultural, social, educativo y comunitario, la tarea que desde la década del noventa desarrolla el Centro de Escritores de Ingeniero Jacobacci y el Encuentro Regional de Escritores que el Centro realiza durante el mes de noviembre de cada año.

 

Artículo 2º.-  De forma.